Inversiones

Invertir en antiguedades

16 Ago , 2018  

La adquisición de antigüedades actúa como refugio de los inversionistas con poca tolerancia al riesgo. Las obras de arte suelen verse como una inversión estable e independiente en el mercado bursátil pues su precio está asegurado independientemente de la inestabilidad de las monedas.

Entre las más socorridas en alguna tienda de antiguedades df y en las grandes galerías son, precisamente, las antiguas pues pocos son los arriesgados que optan por comprar las obras de artistas emergentes pues el precio de su obra en el mercado tiende a revalorizarse

Al cuestionar a unos profesionales en la adquisición de obras de arte, sobre las motivaciones que tuvieron para comprar ese tipo de piezas, entre todas las respuestas sobresalen:

  • Significado social 65%
  • Valor social 72%

En el tema de las antigüedades se maneja un abanico muy grande de piezas, desde porcelana y escultura hasta la pintura, entonces es importante ver cuál de esa gama de piezas es la que más le atrae para empezar una colección.

Se podrá invertir en una pieza de porcelana desde 3 mil pesos y hasta 500mil, entonces es un abanico muy amplio, y como hay muchos materiales, puede iniciar su colección en objetos de porcelana, bronce, etcétera; no es algo fijo.

Otra manera de adquirir una obra es a través de subastas. Se trata de un evento público cada vez más accesible por la gama de precios y objetos que se ofertan, las cuales últimamente han sido del interés de gente joven más allá del perfil de la persona mayor.

Las antiguedades engloban en el mercado situaciones más exigentes que cualquier otra expresión artística, por ello, a la hora de invertir, se tiene que asegurar que la pieza por la que se paga es legítima, pues algunas piezas no tienen procedencia clara o provienen de excavaciones ilegales.

Respecto a ello, se han sabido casos en los que las casas de subastas han tenido problemas legales porque no tienen la documentación necesaria de las piezas que venden, incluso, las que constatan totalmente su origen suelen tener más valor que las que son de origen sospechoso.

A continuación, te presento las antigüedades más caras del mundo que existen hasta el momento. Quien quita y algo de lo que tienes en tu casa de antiguedades df pueda valer mucho. ¡Echa un vistazo!

 

Las antigüedades más caras del mundo

 

1 – La Leona Guennol

Piedra caliza, c.3000 a.c.

$57.200.000 – Sotheby’s NY, 5 de diciembre de 2007. Comprador: Coleccionista privado inglés. Vendedor: Alastair Bradley Martin Fund.

 

2 – Artemisa y el ciervo

Bronce, siglo I a.c. – I d.c.

$28.600.000 – Sotheby’s NY, 7 de junio del 2007. Comprador: Giuseppe Eskenazi. Vendedor: Albright Knox Art Gallery

 

3 – Busto romano de Antinous

Mármol, circa 130-138 b.c.

$23.826.500 – Sotheby’s NY, 8 de diciembre de 2010. Comprador: anónimo. Vendedor: Estate of Clarence Day

 

4 – Leda y el cisne, Roma Imperial

Mármol, circa siglo II d.c.

$19,122,500 – Sotheby’s NY, 8 de diciembre de 2011. Comprador: anónimo. Vendedor: Marques de Zetland

 

5 – Estatua de Afrodita

Sur de Italia, c.400 a.c.

$18,000,000 – Venta privada, 1988. Comprador: The Getty Museum . Vendedor: colección privada

 

6 – Figura femenina, Islas Cícladas

obra del llamado Schuster Master

Cícladas II, c.2400 b.c

$16,882,500 – Christie’s’s NY, December 9th 2010. Comprador: anónimo. Vendedor: New York private collector

 

7 – Figura de un tapir de bronce

China, Estados Guerreros, siglo IV a.c.

$12,000,000 – Venta privada, TEFAF Maastricht 2007. Comprador: colección privada, China. Vendedor: Littleton & Hennessy Asian Art

 

8 – La Venus Jenkins ( La Venus Barberini )

Bronce, siglos I-II d.c.

$11,700,000 (BP7,950,000) – Christie’s Londres, Julio de 2002. Comprador: anónimo. Vendedor: Richard Compton

 

9 – El relieve asirio Canford

Asiria, 883-859 d.c..

$11,300,000 (BP7,700,000) – Christie’s Londres, 6 de Julio de 1994. Comprador: Museo Miho, Japón. Vendedor: The Canford Manor

 

10 – Cabeza de Apolo

Grecia, atribuido a Fidias o su círculo

$10,000,000 – Venta privada, 1996. Comprador: Nino Savoca. Vendedor: Pietro Casasanta – Se supo después que la obra había sido expoliada de Italia