Mascotas,Perros,Veterinarias

¿Cómo llevar otro perro a casa?

22 Oct , 2019  

veterinarias en tlahuac

veterinarias en tlahuac

El tener un perro en casa significa que a la familia ha llegado un nuevo integrante, los dueños les proveen de todo lo que necesiten; atención en veterinarias Tláhuac, darles, afecto, alimento, compañía, etc. A su vez, éstos les retribuyen con afecto y fidelidad, su hogar pasa a ser parte de su territorio y de no conducirlo o educarlo de una manera efectiva, podría causar un problema.

¿Qué hacer si quieres llevar un nuevo perro a casa? Lo ideal es que las dinámicas se mantengan igual, no se afecte a ningún miembro de la familiar y no alterar la vida dentro de la casa. Primero que nada, debes observar el comportamiento que tu can tiene ante la presencia de otros perros, esta es la manera en la que te podrás dar cuenta si tu mascota está emocionalmente listo para tener un compañero en casa.

Además, más allá de observarlo en la calle o en los parques, debes ir más a fondo. Es una buena práctica llevar a casa de vez en cuanto a nuevos animales, pon atención al comportamiento que tenga y cómo se llega a relacionar con ellos. Ahí es dónde tu perro actuará naturalmente, en su intimidad, en su territorio, cuando comparte su espacio personal.

En el momento en el que tu corazón te diga que has elegido al perro indicado para compartir el espacio, deberás hacer el primer encuentro en un territorio neutral. Debes estar muy al pendiente, incluso, es útil que los dos tengan su correar puesta en caso de que detectes alguna conducta agresiva, la corrijas a tiempo Si tu mascota se comporta bien en este sitio neutral déjalos sin correa en un patio o en una zona cerrada.

Después de este segundo paso, si notas que no hay ningún problema, entonces sabrás que están listos para quitarles la correa y dejarlos entrar a casa. Es preciso mencionar que debes dejar que tu perro entre primero al interior de la casa, posteriormente, entrará el nuevo inquilino al que se le permitirá entrar a la casa y explorarla cuarto por cuarto.

Hasta este momento todo va bien, pero no te confíes demasiado, continúa observándolos durante las primeras dos semanas. No los dejes solos juntos hasta que estés seguro de que ambos se sienten cómodos, uno con el otro. Por otro lado, a ti te corresponde continuar con los hábitos que lleves con tu otro perro, horarios de paseo y de comida, por ejemplo.