Medio Ambiente,Sociedad

¿Cómo sería la vida sin luz?

11 Abr , 2018  

 

¿Alguna vez se han preguntado cómo sería nuestra vida sin la luz, ya sea eléctrica o natural? Sí, aunque suene tonto o sin sentido. Imagínate, necesitamos y usamos luz TODO el tiempo: para comer, bañarnos, leer, caminar, platicar, trabajar, estudiar, andar (los autos utilizan bombas de gasolina electrica), incluso cuando dormimos siempre hay un pequeño destello de luz.

 

 

Por ello, el mundo decidió reconocer este vital elemento para el ser humanos. La UNESCO anunció en noviembre del año pasado, que por primera vez se celebraría el Día Internacional de la Luz el próximo 16 de mayo del 2018, a razón del éxito del Año Internacional de la Luz y Tecnologías Basadas en la Luz del 2015.

El evento tendrá lugar la ceremonia de inauguración en la sede de la UNESCO en París, con presentaciones de premios Nobel y otros científicos, líderes de la industria y participantes de otros sectores tales como el arte, la arquitectura, la iluminación, el diseño y organizaciones no gubernamentales.

El propósito del DIL es contar con un punto focal anual para la apreciación del rol de la luz en la vida de las personas, en áreas de ciencia, cultura, educación y desarrollo sostenible y en campos tan diversos como la medicina, las comunicaciones y la energía.

El vasto tema de la luz dará pie a que diferentes sectores alrededor del mundo participen en actividades orientadas a reflexionar sobre la ciencia y la tecnología, el arte y la cultura y sobre su importancia para alcanzar los objetivos de la UNESCO: educación, igualdad y paz.

La luz del Sol, así como la luz eléctrica, regulan nuestras actividades cotidianas, pues por el día no realizamos las mismas acciones que por la noche, cuando aumenta el uso de la energía eléctrica pues el Sol se encuentra iluminado al otro lado del mundo. Ahí está la respuesta, a falta de luz natural, el ser humano ha tenido que inventar una manera de no vivir en la penumbra.

La importancia de la luz para todos los seres vivos y sobre todo para el hombre. Desde la capacidad de nuestros ojos para captar la luz hasta la natural inclinación del cerebro a dirigir el descanso hacia las horas de la noche, se vislumbra que la luz es un regulador de la actividad humana implícito en nuestros propios genes.

 

Facebook Comments
¿Te ha gustado el artículo?
[Total: 0 Average: 0]