mucamas a domicilio

Hogar

La importancia de la trabajadora doméstica

19 Oct , 2018  

Mucamas a domicilio

Además de su valor económico, las actividades domésticas independientemente de quien las realicen contribuyen a lograr el bienestar familiar. Las mucamas a domicilio remuneradas representan un apoyo importante para los miembros del hogar, en particular de las mujeres pues ven disminuida su carga de trabajo doméstico.

Los datos a nivel nacional de la Encuesta Nacional sobre Uso del Tiempo (ENUT) en 2009 indican que cuando hay presencia de trabajadores domésticas en los hogares disminuye el tiempo dedicado por los miembros del hogar a actividades domésticas como elaborar y proporcionar alimentos, limpieza de la vivienda y cuidado de ropa y calzado.

  • El trabajo de las trabajadoras del hogar beneficia sobre todo a las mujeres, quienes ven disminuido en nueve horas en promedio el tiempo semanal asignado a esas tareas.
  • Baja la participación y, aunque poco, el tiempo dedicado por los miembros del hogar a proporcionar cuidados y apoyo.
  • Hay mayor participación en actividades de estudio, tanto de mujeres como de hombres
  • La tasa de participación del mercado laboral de las mujeres incrementa de 36.4 a 50.3%
  • Las tasas de participación y el tiempo dedicado a las actividades de convivencia social, deporte, cultura y entretenimiento se incrementa en promedio siete horas a la semana.

Sin duda alguna, las trabajadoras del hogar contribuyen a incrementar la calidad de vida de las personas de los hogares en los que trabajan.

Las actividades domésticas, asumidas generalmente por las mujeres, requieren de gran sentido de responsabilidad, aptitudes y experiencia, además de que desempeñan un papel esencial para el buen funcionamiento de las sociedades y las economías que la sustentan. No obstante, injustamente su importancia no ha sido reconocida.

Lo que si tenemos es una desvalorización histórica y social del trabajo doméstico y en términos económicos no se reconoce como productivo, en consecuencia, no significa algo importante para la economía de los países, parte de ello, es porque esta labor forma parte de la cotidianeidad por lo que termina invisibilizado.

Esta desvalorización es una de las causas de la baja remuneración de las trabajadoras del hogar, a quienes se les ha delegado de algunas actividades domésticas necesarios para la reproducción de los hogares.

Precarización laboral como violencia de género

A manera de contexto, la primera vez que se reunieron las trabajadoras del hogar para determinas cuáles deberían ser sus derechos y funciones laborales fue en 1988 en la ciudad de Bogotá, Colombia. En ese Congreso se Instituyó la Confederación Latinoamericana y del Caribe de Trabajadoras del Hogar y se determinó que el 30 de marzo como día internacional para reconocer y reivindicar este tipo de labor.

Según datos recabados por la Federación Internacional de Trabajadoras del Hogar, el salario promedio que reciben estas personas oscila entre 2 mil 501 y 5 mil pesos al mes. Es decir, poco más del salario mínimo establecido para México en 2018, que es de 2 mil 686 pesos mensuales.

A esta condición precaria, hay que sumarle que normalmente el trabajo de mucamas a domicilio no brinda de seguridad social ni prestaciones (es decir, sus patrones no se hacen responsables de sus obligaciones como patrón).

En el 2015, el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI) registró que en la Ciudad de México 140 mil 492 personas trabajan en labores domésticas de forma remunerada, el 92% de ellas eran mujeres y el 30% de ellas vivían en las delegaciones Iztapalapa y Álvaro Obregón

Las cifras anteriores nos dan solo una idea de la cantidad de trabajadoras en ese sector que existen en nuestra ciudad, pero alcanzar una cifra confiable y verificable es difícil por la incipiente organización que existe entre las empleadas domésticas, la mayoría ofrecen sus servicios de manera informal y a voto de confianza.

A la situación precaria en cuanto a su salario, habrá que sumarle que estás trabajadoras no tienen seguridad social ni prestaciones, en promedio sólo el 17% tiene acceso a los servicios del IMSS, el 41% acude al Centro de Salud Pública y el 21% para consultas privadas.

Alrededor de 2.3 millones de personas en México se dedican al trabajo doméstico y es equivalente al toral de habitantes de Tabasco. Se trata de un sector considerablemente amplio en situación de vulnerabilidad, el 90% de estas trabajadoras son mujeres, entonces, la precarización del trabajo es una forma particular de violencia de género.

 

mucamas a domicilio

 

Facebook Comments
¿Te ha gustado el artículo?
[Total: 1 Average: 5]