carro-plataforma-de-carga

Sin categoría

Qué se necesitó el día del terremoto

9 Oct , 2017  

Hola a todos los que están visitando mi blog. A los viejos acompañantes que han seguido mi trayectoria, y a los nuevos que apenas están conociéndome. Les aseguro que no se sentirán defraudados, y cada recomendación que aquí se hace sirve para algo o para alguien. ¡Así que comencemos!

Hace poco un terremoto sacudió nuestra ciudad, fue un terrible momento que nos unió a todos como nación, que nos recordó lo hermoso que es ser mexicano, el poder que tenemos cuando unimos nuestras fuerzas, y la corrupción que hay en el gobierno que se supone que nos debería amparar. Se veía un carro plataforma de carga atravesando calles, se veían cadenas humanas de metros pasando víveres, a personas con cascos cargando escombros, rostros llenos de hollín, otros consolando a quienes tenían lágrimas en los ojos.

HB-Packing

Las calles parecían campos de guerra, sentías una nostalgia que por tu pecho se enredaba hasta volver un nudo tu garganta, pero al mismo tiempo sentías un orgullo que no se puede explicar. Recuerdo estar saliendo por el metro que saliendo de mi secundaria y prepa habitaba, normalmente cada quién en sus asuntos prestar atención a nadie. En momentos de esta crisis, había mujeres repartiendo emparedados, hombres más caballerosos de lo normal ayudando a levantar bolsas, a abrir el camino de quienes estaban ahí para ayudar. Se notaba una mirada férrea en los ojos de todos, jóvenes que por primera vez no estaban detrás de un aparato electrónico, lo habían reemplazados por cascos y palas.

Yo también intenté poner mi granito de arena, pero sabía que me caracterizo por la debilidad de mis brazos y solamente iba a entorpecer el proceso que ya ellos tenían. Por ello acudí a HB Packing con mis amigos, y compramos algunos carros plataforma que muchos centros requerían, así como también varios medicamentos en Farmacias del Ahorro que nos pedían los centros de acopio. Al final todos ayudaban como podían, haciendo comidas, transportando gente, entreteniendo a éstas, prestando servicios psicológicos, o como yo, comprando lo que muchos centros requerían. Este tipo de ayuda no debería terminar, pero es triste como nos va ganando la espiral de pendientes, responsabilidades y preocupaciones. Esto no nos hace malas personas, pero sabemos que podemos ser mejores.

Deja un comentario en la parte inferior de la página si te pareció interesante esta información y te responderé enseguida. Por favor, comparte con todos tus amigos en tus redes sociales si crees que a ellos les puede interesar o servir. Muchísimas gracias por leerme, y no olvides estar al pendiente de la información que estaré trayendo para ti. ¡Hasta la próxima!

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

www.000webhost.com