servicios eroticos df

Erotismo,Personal,Sexualidad

Un beso… que no se da con los labios

6 Sep , 2018  

Entre las prácticas y la variedad de servicios eroticos df que podemos encontrar, existen algunas que solo las mujeres experimentadas pueden llevar a cabo para el disfrute de la pareja y una de esas es el famosos Beso de Singapur.  ¿De que se trata?

Está práctica sexual consiste, básicamente, en succionar el miembro masculino con la vagina. Suena raro, pero en realidad solo se trata de la sensación de succión, porque lo que ocurre es la contracción de los músculos que se encuentran alrededor de la pared vaginal de cualquier mujer.

¿Cómo lograr movimiento?

Sin ser conscientes de ellos, las mujeres siempre han controlado estos  músculos que se encuentran entorno a la vagina. Lo que pasa es que son pocas las personas que se atreven a llevar a cabo la contracción de forma consciente y con ritmo. Los músculos son los mismos que ayudan a aguantar las ganas de hacer pis. Las mujeres que hacen ejercicios como yoga o pilates han tenido una práctica un poco más enfocada en esta área y controlan mucho mejor la contracción, porque reconocen los movimientos que se deben llevar a cabo.

¿Cómo aprender de este beso

Uno de los consejos que los sexológos y personas que practican esta técnica recomiendan es lleva a cabos una rutina denominada “ejercicios de Kegel”, lo cual permite empezar a contraer y relajar y ser más consciente de zona. Al principio se recomienda que se práctica de manera constante al día para que se identifique bien el área, sin importar si es solo unos cuantos movimientos o contracciones. Una vez se controle sin problemas, lo siguiente es tonificarla, porque como cualquier otro músculo, lo mejor es entrenarlo. Para ello, muchas personas aconsejan hacer entre 20 a 30 repeticiones al menos 3 veces a la semana.

Muchas mujeres incluso incluyen a la rutina las famosas bolas chinas, que se pueden adquirir en cualquier erotika o sex shop, incluso en tiendas en línea. Con el fin de fortalecer ese músculo para la hora de un encuentro estimulante, algo así como unas pesa, solo que para una zona más intima.

Aunque parece que la técnica solo hará que el placer masculino aumente, la realidad es que es para placer de ambos. Pues mientras el hombre disfruta de las contracciones, gracias a los ejercicios la mujer ha hecho esta zona mucho más sensible, permitiendo que la zona del clítoris se estimule y cree sensaciones mucho más intensas. Al tonificar el “músculo del amor” también estimulas la lubricación natural, lo que propicia a un orgasmo mucho más rápido y placentero.

 

Facebook Comments
¿Te ha gustado el artículo?
[Total: 0 Average: 0]