floreria a domicilio

Cultura,Curiosidades,Servicios

Una flor mexicana para navidad

11 Dic , 2018  

Floreria a domicilio 

Probablemente entre el catálogo que maneja una florería a domicilio esta planta no sea muy solicitada como un presente para las personas, sin embargo, durante el invierno casas, edificios, parques y camellones alrededor del mundo son decorados con esta flor de pétalos grandes con un característico color rojo (aunque también pueden ser blancas o moteadas) que a pesar de su existencia, tiene alrededor de un siglo que se dio a conocer al mundo y así se convirtió en uno de los símbolos más representativos e íconicos de la festividades navideñas.

Estoy hablando de la nochebuena, también conocida como flor de pascua  o poinsettia, una flor 100% mexicana que ahora se conoce en todo el mundo ¿Quieres saber más sobre su historia?

Una flor empleada en el México prehispánico 

Al ser una flor endémica de México, esta flor era empleada desde antes de la llegada de los españoles. Era reconocida por dos nombres, dados por diferentes pueblos. Mientras los Mexicas la llamaban cuetlaxochitl, que se traducía como “flor tan resistente como el cuero” el pueblo Tlahuica la conocía como  Tlazochitl, que quiere decir “flor que se marchita”. La flor era empleada para rituales asociados con sus diosas, para la medicina tradicional herbolaría y para teñir telas y algunos otros objetos.

Luego de la llegada y conquista de los pueblos indígenas, las diferentes ordenes religiosas que llegaron al nuevo mundo para evangelizar a las personas comenzaron a retomar muchos elementos que conocían las personas, pero combinándolos con sus tradiciones y costumbres religiosas.

El registro de la primer persona que comenzó a asociar la nochebuena con las celebraciones navideñas se encuentra en la zona de Xochimilco. El fundador del convento y encargado de la evangelización en la zona sur de la Ciudad de México, Fray Bernardino Sahagún, al comenzar a representar las famosas pastorelas en el convento, empleo esta flor que empezaba a florecer en la temporada para adornar los improvisados teatros que colocaban en el atrio de la iglesia.

Pronto, otros frailes y representantes de la iglesia católica comenzaron a replicar esto, comenzando así a llamarla “flor de nochebuena” y adoptándola como parte del adorno propio de diciembre. Fue hasta principios del siglo XIX cuando se popularizó a nivel mundial, cuando un embajador de Estados Unidos conoció la flor y la popularizó no solo en su país, también en Europa. De esta manera la flor fue capaz de trascender fronteras y consolidarse como uno de los símbolos más importantes para emplear cada fin de año.

 

Facebook Comments
¿Te ha gustado el artículo?
[Total: 0 Average: 0]